La belleza nuestra y la de nuestras mascotas

Muchos dicen que su mascota se parece a ellos mismos. Unos creen que si y otros que no. Pero lo cierto es que por apariencia física o por comportamiento, en algo nos parecemos a nuestros perros o gatos.

“Caminaba por la calle hace unos días y vi a un señor inglés alto y muy delgado. Tenía unos cabellos rizados de color negro y caminaba esquivando la lluvia que en ese momento caía sobre Barcelona. Llevaba consigo un perrito presumido, pequeño, de pelaje rizado negro. La verdad, es que no parecía feliz caminando bajo la lluvia, más bien parecía buscar el suelo seco bajo los balcones de la ciudad. Eran como clones. Los dos eran estilizados, con el mismo andar y con el mismo peinado.  El se sentó a tomar un café en la terraza de un bar de la esquina del Ayuntamiento de Barcelona.

Pidió al camarero un cuenco con agua para el perrito, y él se pidió un café con leche con un bocadillo de queso y jamón salado. Juntos disfrutaron de aquel momento, y digo que juntos, porque entre los dos compartieron el bocadillo que le había traído el camarero. Eso demuestra que: además de tener el mismo andar, llevar el mismo tipo de cuerpo estilizado y de tener el mismo peinado; además, les gustaba el mismo sándwich y lo compartieron con tanto amor que yo no he podido resistirme y también me senté a tomar un café con leche de avena y un bocadillo, pero de queso solo, porque soy vegetariana.

Mi pena fue que yo estaba sola y no pude compartir mi bocadillo con mi perra que se había quedado en casa por la lluvia. Resumiendo la historia: si que nos parecemos a nuestros animales de compañía, porque yo como mi perra Lila, me hubiera quedado en casa sin salir con esa lluvia de locos que caía. Su suerte es que ella no tiene que salir a trabajar, y yo trabajo por ella para que no le falte nada. Te preguntarás si me parezco a mi perra, y si, me parezco. Además de que no nos gusta la lluvia, si me gusta la buena comida, el pelo corto, tener todo controlado en casa, dormir con la mantita en invierno y en verano, y a los amigos los elijo bien, no todo el mundo me cae bien y si hace falta también ladro cuando alguien me agobia.”

Esta historia es una relato breve escrito por la redactora de este blog , que no tiene porque ser real, pero podría serlo en cualquier lugar, persona y momento. Por ello te invitamos a siempre mirar en positivo la vida, respetar a los animales y adoptar una mascota o animal de compañía.

Fotos: https://pixabay.com

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es Spanish
X
Volver arriba